Categorías
Abono Sevilla 2022

Escribano solventa los seis miuras con profesionalidad

Cuando anunciaron la encerrona de Escribano con los miuras, tengo que reconocer que no me hizo ninguna gracia. En principio no me gustan las encerronas. Ver salir al mismo torero, con el mismo traje a parar toro tras toro de la misma forma, quita la ilusión de la variedad. Y después porque tapa dos puestos a toreros que igual pueden triunfar con armas distintas. La única corrida de Miura que recuerdo aburrida fue la encerrona de Espartaco, seis toros con la misma lidia plana. Afortunadamente, Escribano está acostumbrado a este encaste, es variado y tiene recursos para matar seis miuras, y veinte que le pusieran delante.

Afrontó el reto con serenidad y ánimo, nunca se le vio agobiado. Se fue a porta gayola tres veces y banderilleó a sus seis toros. El tercero, donde invitó a Chacón y a Sánchez resulto el más lucido. Los subalternos, animados por la música que nunca oyen, se esforzaron y parearon superior. El torero las quiso poner al quiebro en tablas, pero ya saben ustedes que estos miuras aprenden rápido, y después de dos intentos fallidos, el toro podía hacer ya una tesis en quiebros. Escribano se la jugó de verdad y acabó pareando con los pitones en el pecho. Muy torero al no dejarse ganar la partida por sus peones. Al cuarto recuerdo que le creció el cuello medio metro a la salida del último par. Un espectáculo.

Los actuales miuras crecen despacio y yo los prefiero más de cinqueños que de cuatreños. Siguen siendo impresionantes, pero el domingo no se comieron a nadie. Fueron alegres al caballo, algunos galopando desde los medios donde los ponía el matador, lo cual es de agradecer. Embistieron unos mejor y otros peor, pero ninguno con las “aviesas intenciones” que dice el diccionario. La mayoría tuvo muy poco recorrido, quizás sin tantas carreras en banderillas hubiéramos podido ver otra cosa, el segundo no repitió dos embestidas iguales, y el cuarto tuvo su faena. Al quinto, que se dejó torear, le cortó una oreja que pudieron ser dos si la espada no cae baja, aunque hubo petición de la segunda de este público tan triunfalista que hemos visto este año en Sevilla, incluso en la de Miura. El último tenía hechuras de embestir y cuando esperábamos el broche de oro, se paró y dijo que no. Estos toros son así de cambiantes.

isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2022

Gracias, Morante

Ese fue el grito que se escuchó de un señor del Tendido Uno al terminar la corrida, y resume el sentimiento de muchos aficionados, de casi todos. Es un privilegio poder ver torear a Morante. Un torero que ha resucitado suertes antiguas, que les anda a los toros como ninguno, que torea con el capote con un arte y una plasticidad inigualables y que es capaz de hacer una faena a un toro con motor y peligro como la que hemos visto, que no sólo nos ha puesto la carne de gallina y emocionado, sino que nos ha convencido de que el Toreo es el único arte, que en un segundo irrepetible, es capaz de levantarte extasiado aplaudiendo sin saber dónde estás.

Porque el sobrero de Garcigrande no era la tonta del bote a la que se están acostumbrando las figuras. Era un toro con poder, que embestía con todo. Un toro con peligro al que había que saber torear. Morante se ha jugado los muslos en cada pase, dónde ha llevado al toro humillado y toreado de una forma sublime, bella y total. Una faena redonda y emocionante que hemos aplaudidos perplejos e hipnotizados. No solo es la faena de la Feria sino de la temporada. Dos orejas tan rotundas o más como las de este torero en el pasado San Miguel. Lo dicho Gracias, Morante, mil gracias.

Hay que decir que la corrida de Torrestrella no ha respondido a las expectativas. En general, floja, y el que ha embestido, lo ha hecho con malas ideas. El primero de Morante no valía nada, y después de la ceremonia de devolución de trastos de la alternativa, se quedó con la espada de verdad, y aquello le duró un santiamén. Pensaría, si va a haber bronca, cuanto antes mejor, y la hubo. Siento tener que decir que Manuel Perera no estaba para tomar la alternativa, y menos en Sevilla. Ni ha sometido a los toros ni les ha dado la lidia que requerían. Mucha puerta gayola, laces de rodillas, pero poco toreo. Estuvo a merced del toro de la alternativa y en su segundo hubo más trallazos que pases. Eso sí, mucha voluntad.

La técnica de El Juli es tan portentosa que a su primer Torrestrella, un toro con mucho genio, fue capaz de dejarlo suave, obediente y hasta noble. Un prodigio. Su segundo fue tan parado que no fue capaz de hacerlo embestir.

Yo he tenido mucha suerte en la época que me ha tocado vivir. Vi a Camino, Puerta y el Cordobés, y me quedé perplejo con Ojeda. Después me hice de religión currista, de esos que se conformaban con verlo hacer el paseíllo y se partía la camisa si toreaba, y ahora soy morantista convencido y disfruto como un loco ¡Viva Morante!

@isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2022

Los detalles toreros de Morante

José Antonio Morante de la Puebla está en un momento que hay que a verlo allí hasta donde aguante la cartera. Si en su anterior comparecencia nos dejó una faena primorosa a su primero, y nos regaló unas verónicas de manos altas, hoy, en su segundo, se fue al tercio con la montera puesta, se la quitó toreramente, brindó al público y la puso en el suelo encima de las zapatillas. Sin enmendarse y con el “cartucho de pescao” homenaje al maestro Pepe Luis en el centenario de su nacimiento, cito al toro y le soltó varios naturales de ensueño. Este detalle ya paga la entrada. La faena, en los terrenos de sol a los que se había ido el manso de Cuvillo, fue torera y profunda, sin un tirón, sin una prisa, andándole al toro con un señorío y con una torería ya en desuso. Entró a matar con el toro perpendicular de cara a tablas y dejó una gran estocada. Esta vez el presidente sí le dio la oreja que le negó al día anterior. A su primero lo picaron mucho y mal y poco pudo hacer salvo estar en torero.

Juan Ortega ni ha tenido sus toros ni ha tenido su tarde. Sale de Sevilla un escalón por debajo de lo que entró.

El Roca Rey de sus primeros años ha vuelto. Después de haber salido del apoderamiento de la Empresa y del Domingo de Resurrección, ha salido a revienta calderas. En su primero ha recordado el de sus mejores tiempos, con una faena en donde la salida del toro parecía imposible y donde tenía que doblar la cara por donde le decía el torero para no cogerlo. Faena emocionante con más ¡ay! que ¡óle! pero donde el torero estuvo entregado. Mató de media y le dieron nuestras dos orejas de cada día, en ese listón tan triunfalista y tan bajo, en el que ha convertido este año la feria. Que en su segundo iba a cortar una oreja por lo civil o por lo criminal para salir por la Puerta del Príncipe, lo sabía hasta el último que entró a la plaza con el cubata después del paseíllo. Y, efectivamente, estuvo tremendista, jugándose la vida ante un toro que no valía nada. Hasta lo cogió de mala manera, afortunadamente sin consecuencias. Se tiró a matar, hundió el estoque y vimos la mayor petición de oreja de lo que llevamos de feria. El presidente, seguramente viendo las orejas que le dio en el primero y los excesos que llevamos de triunfalismo, reculó y no se la concedió. La bronca fue monumental, llenando el ruedo de almohadillas antes de que el diestro diera dos vueltas al ruedo. El público se había cabreado porque se había quedado sin su Puerta del Príncipe de cada día.

@isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2022

Vista y sensibilidad


Amparándome en el título de la ya película de culto, tengo que decir que lo que hoy ha fallado ha sido el palco. Al presidente D. Fernando Fernández Figueroa le ha faltado sensibilidad para otorgar la oreja en el primer toro de Morante de la Puebla, cuando le ha hecho al toro todo y sólo lo que le tenía que hacer. Y hecho con un gusto exquisito, inspirado en viejas suertes de Gallito, como las verónicas con las manos altas de categoría. Detalles toreros inigualables e irrepetibles. La música sólo sonó en la última tanda de la faena porque el actual director de la banda tiene la misma sensibilidad que el presidente, o sea, ninguna. Después de matar por derecho se le pidió la oreja, pero el presidente contó pañuelo a pañuelo y debió de faltarle alguno. La falta de sensibilidad del palco torció el festejo.


El segundo de Morante estaba reparado de la vista, salió a pararlo El Lili porque todos lo habían visto menos el presidente y su veterinario en el reconocimiento. Morante se lo indicó claramente al matar el toro. Además de falta de sensibilidad al palco le faltó vista para detectar este defecto del toro, incluso para haberlo devuelto, pero es lo que tenemos, equipos que ven los toros en el campo seis días antes, les dan el beneplácito, y cuando llegan al reconocimiento no los aprueban, y al que tienen que echar por cegato, se les cuela.


El primero de Diego Urdiales también tendría que haber ido para atrás por la evidente falta de fuerzas, pero tampoco para esto tuvo sensibilidad el palco. El matador no pudo hacer nada, claro. El quinto fue un toro soso y sin celo y Diego Urdiales sólo puedo estar en lo torero que es y matarlo de una soberbia estocada.


El tercero, como casi toda la corrida fue soso y sin fuerzas y Manzanares sólo pudo componer la figura con su toreo de cintura y matarlo con el cañón que tiene en su mano derecha. El último fue el único toro de verdad de la corrida, con recorrido y trasmisión. Manzanares deleitó a sus partidarios con ese toreo suyo tan estético, despegado y en diagonal, que entra por los ojos, pero no por el corazón. Mató de media recibiendo en chiqueros, le pidieron la oreja, y esta vez, D. Fernando debió contar mejor los pañuelos y vio que había uno más que la mayoría y se la concedió. Las cosas del toro son así


Después no hemos venido a celebrar el viernes de preferia a la Cervecería Internacional, circunstancia por la que esto sale como sale, y donde hemos coincidido varias tertulias de aficionados de lo más variopinto. Tengo un amigo que le encanta Manzanares y que no le reconoce a Morante ni el más mínimo mérito. No hacemos carrera de él. Vamos, es que ni le gusta que estrene vestido cada vez que torea en Sevilla. Sin embargo, tengo otro que se le saltan las lágrimas cada vez que hace algo que recuerda las viejas suertes de Gallito. Como siempre digo, la polémica alimenta la fiesta. No hay billetes, dicho sea de paso.


@isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2022

Apuntes para una decepción

La corrida del Domingo de Resurrección en Sevilla es la corrida que con más ilusión esperamos, y la que también más decepciones nos ha dado. Desde los tiempos de Curro hasta ahora, pocas han sido las tardes redondas este día. La de hoy invitaba a ilusión, calurosa de verano, la confirmación de que Morante venía después de la lesión de ayer, la plaza llena, y los dos otros toreros sevillanos que más ilusión despiertan. Pero los toros se han cargado el espectáculo, como estamos acostumbrados. Los exigidos por las figuras toros de Juan Pedro Domecq, serios de pitones, pero algunos bastos en la forma y en el fondo, sin raza, sin emplearse, sosos, embistiendo sin ganas, así es imposible emocionar a nadie.

Foto: Empresa Pagés

Morante se acercó a la plaza de en coche de caballos, a la antigua. Estrenó un terno ideado por él, muy original y estuvo toda la tarde queriendo y haciendo las cosas bien, y además no se le notó que estuviera mermado por lesión del día anterior. La faena a su primero, el único que medio embistió, fue primorosa, llena de detalles toreros y muy aplaudida en los tendidos. Si no llega a pinchar le hubiéramos pedido la oreja, pero la cosa quedó en ovación y saludos. Su segundo bis, de Virgen María parecía más un toro de calles que de Sevilla, y no valió nada. Brindó a la infanta Elena, y la primera serie con la mano apoyada en las tablas, muy a lo Gallito, tuvo sabor antiguo del toreo por alto. Cuando acabó miro al público e hico un gesto como diciendo: esto es todo lo que voy a poder hacer. Y así fue.

Juan Ortega veroniqueó a su primero con su inigualable estilo, pero el toro valía poco y el torero tampoco pareció encontrar recursos para hacerle algo más. El quinto fue aún peor, grande y basto, tampoco encontró el torero por dónde meterle mano. Pablo Aguado ha recibido a sus dos toros como se debe hacer, llevándoselo por verónicas de calidad hasta la boca de riego. Pero en ninguna de sus dos faenas se levantó el vuelo. Sólo destacar un precioso quite por verónicas de Morante en el sexto que fue respondido con responsabilidad por Aguado por delantales muy aplaudidos.

Lo buenos y tontos que somos los aficionados que salimos de la plaza diciéndonos, a la próxima será, y nos quedan otras dos de Juan Pedro…

isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2022

Se han superado


Cuando ayer entramos en el Salón de Carteles de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla y nos encontramos esos dos caballetes con unos papeles encima, lo primero que nos sorprendió es que eran dos, y también pensábamos que cuando vinieran a presentarlos retirarían los papeles que esconderían los cuadros de este año. Pero no, los papeles eran el cartel de este año, bueno, los carteles porque son dos.


Aunque yo sé de pintura todavía menos que de toros, siempre he dicho que los carteles, tomados individualmente, pueden gustarnos o no, ser polémicos, parecernos feos, inapropiados o todos los que ustedes quieran, pero el Salón de Carteles en su conjunto es una maravilla. Aunque este año se han superado. Yo creí que ya tenía agotada mi capacidad de sorpresa, pero no, me han vuelto a sorprender. Si lo que los señores maestrantes van buscando son carteles polémicos, este año creo que es el que más lo va a ser.


Los carteles, como ustedes pueden ver son dos cuadros de distinto color (de capote y muleta), que uno lleva escrito en una caligrafía muy conseguida “A las cinco de la tarde, a las cinco en punto de la tarde” y el otro el obligado “Toros en Sevilla 2022”.


En la presentación, el galerista Pepe Cobo, explicó que el artista el vietnamita Danh Vö es de los artistas jóvenes más considerado en el mundo, así como la bondad de la caligrafía. Yo no entendí mucho, la verdad, soy un ignorante. Inspirado en el “Llanto por Ignacio Sánchez Mejías” de Federico García Lorca, el artista conoció ayer una de las nietas y una de las bisnietas de Ignacio, mi prima Paloma y mi sobrina Rocío con las que asistí al acto. También comentaron que el artista había donado la obra.


Por otra parte, y a efectos de la cartelería, dijeron lo más seguro es que unieran los dos cuadros. Lo que no sé es con la dificultad de lectura de las frases caligrafiadas si se van a ver bien en la cartelería. Ya lo veremos.
A continuación, les extracto la información que nos dieron sobre el autor y su obra.


«Danh Vö (Vietnam, 1975) fue invitado por la Real Maestranza de Caballería de Sevilla para realizar la versión 2002 del cartel oficial de la Feria de Sevilla. El artista danés, de origen vietnamita presenta una obra hecha en colaboración con su padre, Phung Vö, que retoma el poema Llanto por Ignacio Sánchez Mejías de Federico García Lorca. “A las cinco de la tarde. A las cinco en punto de la tarde.” y “Toros en Sevilla 2022” son las frases que Phung Vö convierte en obra de arte utilizando las características de la caligrafía gótica. La colaboración entre Danh Vö y su padre es una de las facetas más emblemática del artista quien desde hace años le da instrucciones para ejecutar numerosas piezas basadas en fragmento de texto que van desde representaciones monumentales hasta copias de cartas íntimas de personajes históricos. Phung Vö aprendió caligrafía en Vietnam antes de exiliarse a Dinamarca y utilizó esta habilidad para copiar menús y letreros para los negocios familiares a pesar de no entender ningún idioma occidental del todo. Danh Vö considera la caligrafía de su padre como un acto de labor pura” y al utilizarlo para su obra, reconfigura la noción de “autoría”. Define la habilidad de su padre como un gesto esencialmente estético más que lingüístico, ya que la creación de estas letras tiene más que ver con el dibujo que con la escritura.»


@isanchezmejias