Categorías
Abono Sevilla 2022

Vista y sensibilidad


Amparándome en el título de la ya película de culto, tengo que decir que lo que hoy ha fallado ha sido el palco. Al presidente D. Fernando Fernández Figueroa le ha faltado sensibilidad para otorgar la oreja en el primer toro de Morante de la Puebla, cuando le ha hecho al toro todo y sólo lo que le tenía que hacer. Y hecho con un gusto exquisito, inspirado en viejas suertes de Gallito, como las verónicas con las manos altas de categoría. Detalles toreros inigualables e irrepetibles. La música sólo sonó en la última tanda de la faena porque el actual director de la banda tiene la misma sensibilidad que el presidente, o sea, ninguna. Después de matar por derecho se le pidió la oreja, pero el presidente contó pañuelo a pañuelo y debió de faltarle alguno. La falta de sensibilidad del palco torció el festejo.


El segundo de Morante estaba reparado de la vista, salió a pararlo El Lili porque todos lo habían visto menos el presidente y su veterinario en el reconocimiento. Morante se lo indicó claramente al matar el toro. Además de falta de sensibilidad al palco le faltó vista para detectar este defecto del toro, incluso para haberlo devuelto, pero es lo que tenemos, equipos que ven los toros en el campo seis días antes, les dan el beneplácito, y cuando llegan al reconocimiento no los aprueban, y al que tienen que echar por cegato, se les cuela.


El primero de Diego Urdiales también tendría que haber ido para atrás por la evidente falta de fuerzas, pero tampoco para esto tuvo sensibilidad el palco. El matador no pudo hacer nada, claro. El quinto fue un toro soso y sin celo y Diego Urdiales sólo puedo estar en lo torero que es y matarlo de una soberbia estocada.


El tercero, como casi toda la corrida fue soso y sin fuerzas y Manzanares sólo pudo componer la figura con su toreo de cintura y matarlo con el cañón que tiene en su mano derecha. El último fue el único toro de verdad de la corrida, con recorrido y trasmisión. Manzanares deleitó a sus partidarios con ese toreo suyo tan estético, despegado y en diagonal, que entra por los ojos, pero no por el corazón. Mató de media recibiendo en chiqueros, le pidieron la oreja, y esta vez, D. Fernando debió contar mejor los pañuelos y vio que había uno más que la mayoría y se la concedió. Las cosas del toro son así


Después no hemos venido a celebrar el viernes de preferia a la Cervecería Internacional, circunstancia por la que esto sale como sale, y donde hemos coincidido varias tertulias de aficionados de lo más variopinto. Tengo un amigo que le encanta Manzanares y que no le reconoce a Morante ni el más mínimo mérito. No hacemos carrera de él. Vamos, es que ni le gusta que estrene vestido cada vez que torea en Sevilla. Sin embargo, tengo otro que se le saltan las lágrimas cada vez que hace algo que recuerda las viejas suertes de Gallito. Como siempre digo, la polémica alimenta la fiesta. No hay billetes, dicho sea de paso.


@isanchezmejias

Compartir

10 respuestas a «Vista y sensibilidad»

Totalmente de acuerdo Ignacio y yo agregaría PARCIALIDAD , sin quitarle un gramo a la oreja de Manzanares

Totalmente de acuerdo, para valorar lo bueno hay que tener un mínimo de conocimiento y cultura taurina, diferenciar lo eterno del manierismo y ventajismo en la concepción de las suertes, te lo dice un rondeño.

Mi opinión sería … Morante en su línea oreja ..Urdiales comprometido … y Manzanares perdió las dos orejas por torear despegado … un saludo

Ni el presidente ni el veterinario asesor, que no dijo ni muuu, cuando vio lo cegato que estaba el toro, ni el asesor taurino, que tanto entiende del toreo de pellizco, pues tanto su padre Bartolo como él mismo lo practicaban, ha dicho nada al presidente parcial. Vergonzoso. Deleznable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.