Categorías
Abono Sevilla 2022

Los detalles toreros de Morante

José Antonio Morante de la Puebla está en un momento que hay que a verlo allí hasta donde aguante la cartera. Si en su anterior comparecencia nos dejó una faena primorosa a su primero, y nos regaló unas verónicas de manos altas, hoy, en su segundo, se fue al tercio con la montera puesta, se la quitó toreramente, brindó al público y la puso en el suelo encima de las zapatillas. Sin enmendarse y con el “cartucho de pescao” homenaje al maestro Pepe Luis en el centenario de su nacimiento, cito al toro y le soltó varios naturales de ensueño. Este detalle ya paga la entrada. La faena, en los terrenos de sol a los que se había ido el manso de Cuvillo, fue torera y profunda, sin un tirón, sin una prisa, andándole al toro con un señorío y con una torería ya en desuso. Entró a matar con el toro perpendicular de cara a tablas y dejó una gran estocada. Esta vez el presidente sí le dio la oreja que le negó al día anterior. A su primero lo picaron mucho y mal y poco pudo hacer salvo estar en torero.

Juan Ortega ni ha tenido sus toros ni ha tenido su tarde. Sale de Sevilla un escalón por debajo de lo que entró.

El Roca Rey de sus primeros años ha vuelto. Después de haber salido del apoderamiento de la Empresa y del Domingo de Resurrección, ha salido a revienta calderas. En su primero ha recordado el de sus mejores tiempos, con una faena en donde la salida del toro parecía imposible y donde tenía que doblar la cara por donde le decía el torero para no cogerlo. Faena emocionante con más ¡ay! que ¡óle! pero donde el torero estuvo entregado. Mató de media y le dieron nuestras dos orejas de cada día, en ese listón tan triunfalista y tan bajo, en el que ha convertido este año la feria. Que en su segundo iba a cortar una oreja por lo civil o por lo criminal para salir por la Puerta del Príncipe, lo sabía hasta el último que entró a la plaza con el cubata después del paseíllo. Y, efectivamente, estuvo tremendista, jugándose la vida ante un toro que no valía nada. Hasta lo cogió de mala manera, afortunadamente sin consecuencias. Se tiró a matar, hundió el estoque y vimos la mayor petición de oreja de lo que llevamos de feria. El presidente, seguramente viendo las orejas que le dio en el primero y los excesos que llevamos de triunfalismo, reculó y no se la concedió. La bronca fue monumental, llenando el ruedo de almohadillas antes de que el diestro diera dos vueltas al ruedo. El público se había cabreado porque se había quedado sin su Puerta del Príncipe de cada día.

@isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2022

Apuntes para una decepción

La corrida del Domingo de Resurrección en Sevilla es la corrida que con más ilusión esperamos, y la que también más decepciones nos ha dado. Desde los tiempos de Curro hasta ahora, pocas han sido las tardes redondas este día. La de hoy invitaba a ilusión, calurosa de verano, la confirmación de que Morante venía después de la lesión de ayer, la plaza llena, y los dos otros toreros sevillanos que más ilusión despiertan. Pero los toros se han cargado el espectáculo, como estamos acostumbrados. Los exigidos por las figuras toros de Juan Pedro Domecq, serios de pitones, pero algunos bastos en la forma y en el fondo, sin raza, sin emplearse, sosos, embistiendo sin ganas, así es imposible emocionar a nadie.

Foto: Empresa Pagés

Morante se acercó a la plaza de en coche de caballos, a la antigua. Estrenó un terno ideado por él, muy original y estuvo toda la tarde queriendo y haciendo las cosas bien, y además no se le notó que estuviera mermado por lesión del día anterior. La faena a su primero, el único que medio embistió, fue primorosa, llena de detalles toreros y muy aplaudida en los tendidos. Si no llega a pinchar le hubiéramos pedido la oreja, pero la cosa quedó en ovación y saludos. Su segundo bis, de Virgen María parecía más un toro de calles que de Sevilla, y no valió nada. Brindó a la infanta Elena, y la primera serie con la mano apoyada en las tablas, muy a lo Gallito, tuvo sabor antiguo del toreo por alto. Cuando acabó miro al público e hico un gesto como diciendo: esto es todo lo que voy a poder hacer. Y así fue.

Juan Ortega veroniqueó a su primero con su inigualable estilo, pero el toro valía poco y el torero tampoco pareció encontrar recursos para hacerle algo más. El quinto fue aún peor, grande y basto, tampoco encontró el torero por dónde meterle mano. Pablo Aguado ha recibido a sus dos toros como se debe hacer, llevándoselo por verónicas de calidad hasta la boca de riego. Pero en ninguna de sus dos faenas se levantó el vuelo. Sólo destacar un precioso quite por verónicas de Morante en el sexto que fue respondido con responsabilidad por Aguado por delantales muy aplaudidos.

Lo buenos y tontos que somos los aficionados que salimos de la plaza diciéndonos, a la próxima será, y nos quedan otras dos de Juan Pedro…

isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2021

Brutal Morante

Ya sé que brutal no es un adjetivo muy taurino, pero es que se me viene a la cabeza para describir cómo ha estado Morante de la Puebla en su segundo toro. Los tres cambios de rodillas para recibirlo, despacio, erguido (de rodillas) y sin un tirón, ya valían las entradas no de la tarde, sino de toda la temporada. Morante ha querido resucitar suertes antiguas que estaban muertas y que no creímos nunca volver a ver. El galleo del Bú, de Gallito, y ahora este cambio de rodillas con el capote recogido y dado por bajo, del gran Rafael El Gallo, ejecutado con la tranquilidad del que toma café en su casa, ya merecían sacarlo a hombros.

Desconozco al autor de la foto

Las verónicas que vinieron a continuación fueron inconmensurables. Con las zapatillas asentadas, moviendo los brazos y la cintura a compás, y con un empaque y sabor que sólo Morante es capaz de imprimir al toreo. La media fue un broche de oro de verdad de la buena. Sonó la música y la plaza ya era un gallinero. Pero es que después llevó al toro al caballo con un galleo cruzando los brazos que no habíamos visto nunca, ni en fotos antiguas. Ya estábamos muchos llorando de emoción.

El toro era algo tardo y con su chispa de peligro. Empezó con una serie de ayudados rodilla en tierra, de sabor añejo, que fue el aperitivo de la locura que vino después. Después Morante se jugó los muslos en cada pase sin trampa ni cartón. Faena larga de pase en pase, lo que admitía el toro y cada pase era mejor que el anterior y cada tanda mejor que la precedente, y la acabábamos todos en pie rompiéndonos las manos de aplaudir y frotándonos los ojos para quitarnos las lágrimas. En un pase quiso sacar la muleta por debajo del pitón para rematar a la antigua y el toro le echó mano, empitonándolo de forma que creíamos que lo había calado. Se levantó como si tal cosa y mató al toro de una estocada entre el delirio de los aficionados (menos del maestro de la banda que sigue sin enterarse de nada). Le pedimos las dos orejas y debimos pedirle el rabo. En ese momento debimos echarnos al ruedo y sacarlo a hombros.

La corrida empezó y acabó en ese toro.

PD. Si yo fuera la empresa abría las taquillas ahora mismo para la corrida de Miura con Morante llegar al 100% del aforo, ahora que se puede.

@isanchezmejias

Categorías
General

Otras cuestiones y el abono 2021

En estos tiempos de amargura, inseguridades y angustias que nos está tocando vivir, nos cuesta mucho concentrarnos en las cuestiones relacionadas con el ocio y el entretenimiento. Así, en las conversaciones entre aficionados se habla de todo menos de toros.

Primera cuestión: ¿Habrá toros en primavera en Sevilla?

La respuesta mayoritaria es que no. Basándose en los acuerdos de la Asociación Nacional de Empresarios Taurinos (ANOET), la empresa de Sevilla puso como condición poder llegar al 50% del aforo de la plaza de toros para poder dar espectáculos. Actualmente en Andalucía rige la norma de una distancia de metro y medio entre asistentes. En La Maestranza, para poder cumplir estas condiciones, sería acomodarnos en una fila sí y otra no, y dejar no menos de tres sitios de distancia entre asistentes. Estamos hablando del 12,50% del aforo, muy lejos del 50% que exige la empresa. Ésta ha puesto en marcha toda la maquinaria de la temporada, taquillas, abono, entradas, campaña de publicidad, etc., avisando a sus abonados que lo perderán si no lo renuevan, o sea que han tenido que empezar a pagar ya.

La evolución de la pandemia, las olas que no cesan y las vacunas que no llegan, no nos hacen ser optimistas para que el día 18 de abril, a menos de un mes, cambien tanto las cosas como para que podamos estar codo con codo en la plaza de toro. Y digo codo con codo porque el 50% en La Maestranza es tener a cuatro personas pegadas, aunque sea en diagonal. Con el Covid19 estamos tan acostumbrados a no recibir buenas noticias, que la percepción general es que no habrá toros en primavera en Sevilla.

D. Luis Manuel Halcón. Foto Linkedin

Segunda cuestión: ¿Qué pasa entre los maestrantes y la empresa?

Los maestrantes siempre habían tenido una política de comunicación discreta, casi nula podríamos decir. Poca gente fuera de Sevilla sabe la ingente obra social, cultural y de mecenazgo que hacen. Últimamente esto está cambiando. D. Luis Manuel Halcón, diputado de plaza de la junta de gobierno de la Real Maestranza, ha concedido una serie de entrevistas tanto en medios locales, en los que dejaba entrever cierto malestar con la empresa. Pero ha sido en la entrevista publicada en El País por el periodista Antonio Lorca, en la que claramente los maestrantes se han manifestado dolidos por un pleito interpuesto por la Empresa Pagés, por el que les piden seis millones de euros, por cuestiones de interpretación del IVA del canon del contrato de la plaza de toros. Afirma el Sr. Halcón que muy pocos maestrantes entienden que después de esto se pueda mantener una relación cordial con la empresa, llegando a abrir la puerta a otros modelos de gestión cuando acabe el actual contrato en 2025, por la “experiencia tan dura con una familia que nos ha demandado”. Según las cuentas anuales de la sociedad Sevilla Pagés, S.L., depositadas en el Registro Mercantil, el cash flow generado en los ejercicios 2018 y 2019, se aproxima a los dos millones de euros, por lo que el negocio no parece ir mal.

Es la primera vez que leo a los maestrantes expresarse en estos términos tan claros. Varias generaciones de aficionados sólo hemos conocido la gestión de la empresa Pagés en Sevilla, y cuando ya pensábamos que no veríamos otra, se abren otras expectativas. La pandemia está cambiando todo.

D. Ramón Valencia. Foto J.M. Serrano para ABC

Tercera cuestión, por fin: ¿Qué nos parece el abono?

Es un abono especial por las circunstancias del Covid-19. Reducido en comparación a los de los últimos años. De 15 corridas de toros, una de rejones y 7 novilladas del fallido abono de 2020, pasamos a 11, 1 y 2, respectivamente, 9 festejos menos. Además, no empieza en el tradicional Dominado de Resurrección. Se programan sólo 10 festejos en primavera y 4 en septiembre.

De los toros y toreros, más de lo mismo, pero más concentrado aún. De las 11 corridas de toros, todos del encaste mayoritario, menos Miura y Victorino, con el agravante de que, a pesar del reducido número de festejos, dos hierros, Juan Pedro Domecq y Garcigrande, hacen doblete. Supongo que la concentración de figuras y sus exigencias habrán llevado a la empresa a semejante decisión.

De los toreros también más de lo mismo, con poca variedad y menos sorpresas agradables. Sólo la inclusión de Juan Ortega tres tardes y el anuncio de Morante de la Puebla con Miura llaman agradablemente la atención. Eso sí, son todos los que están. Cuatro tardes tiene Morante, tres Roca Rey, Pablo Aguado, Manzanares y el ciato Juan Ortega y dos El Juli, Perera Urdiales, Luque y Ferrera. Con 16 nombres se copan los 33 puestos posibles. Es lo que hay.

@isanchezmejias

Categorías
General

Córdoba: Morante ha toreado

Hemos tenido que esperar hasta el 12 de octubre para ver el primer festejo, y parece que será el único, en una plaza de primera. Vaya por delante nuestra felicitación a la empresa “Lances del futuro” por haber arriesgado donde nadie lo ha hecho. Y la felicitamos también por la magnífica organización. Desde la entrada, con toma de temperatura y gel obligatorio, todos los asientos separados según las distancias de seguridad, y gran cantidad de acomodadores, personal de seguridad y policía, que llamaban la atención de cualquiera que se quisiera sentar donde no debía, o se bajara la mascarilla. Además, por megafonía en cada toro nos recordaban las normas. Perfecto.

Morante de la Puebla, ha estado por encima de sus tres toros, muy valiente y decidido toda la tarde, y toreando como sólo él puede hacerlo. Su primero no quiso embestir desde el primer lance, se paró y escarbó con el capote, y en la muleta dejó 200 y 300 cabezazos. A pesar de estas condiciones Morante estuvo queriendo agradar, y muy por encima del toro. Su segundo fue incierto y peligroso, un cinqueño con unas embestidas muy irregulares. Morante estuvo muy valiente con él y le compuso una faena de mucho mérito.

Pero lo mejor vino en el quinto, el único toro potable de una descastada corrida de Jandilla. Una faena torerísima, llena de detalles artísticos. Faena ligada y exponiendo, con el público y el torero entregados. Las manoletinas de remate, homenaje a “Manolete” en su córdoba natal, resultaron antológicas. Toda la faena tuvo el empaque y la reunión de toreo grande. Lástima que nos pinchazos se llevaran las orejas, pero no se podrán llevar nuestros recuerdos.

Mención aparte merece el toreo de capa. Morante de la Puebla y Juan Ortega son, probablemente, los dos mejores matadores que interpretan el toreo a la verónica en la actualidad. Las hemos visto, y muy buenas. Quizás sueltas, sin rematar una serie completa, pero de esas que te levantan del asiento. También hemos visto chicuelinas, con esa gracia que las hace Morante, varios quites y alguna réplica.

Juan Ortega no ha tenido su tarde. Su primero era muy sosito en la muleta, con la cara alta. Faena sin rematar, eso sí, con varios naturales de categoría. La espada se le fue a los bajos. El 4º lo brindó al público y suponemos que algo le vería, pero se dobló con él al inicio de faena y ya se le puso imposible. Ni un pase. El último manseó ya de salida y se pasó toda la faena de muleta queriéndose rajar. El torero tampoco le encontró solución. Mala en conjunto la corrida de Jandilla.

Nos quedamos con los argumentos de Morante de la Puebla. Sus ganas, su disposición, su valor, su torería, y las condiciones únicas que atesora. En resumen, Morante ha toreado.

@isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2014

Si el novillo no se mueve …

 .

Se anunciaba una novillada de D. Cayetano Muñoz. Animales con hechuras de embestir, en tipo de embestir, con ganas de embestir, nobles hasta decir basta, dulces como pasteles de leche, pero querían y no podían, y cuando lo hacían eran tan sositos que no emocionaban a nadie.

Con este material ni Juan Ortega ni Posada de Maravillas han podido demostrar casi nada. Solo Lama de Góngora, ha podido justificarse en el último cortando una oreja. Venía el novillero más dispuesto después de sus repetidos pasos por Sevilla con más pena que gloria. Recibió a sus dos toros a porta gayola y demostró que puede funcionar. Se mostró animoso con sus dos novillos, dando una vuelta después de leve petición en su primero y tirándose a matar son fe a su segundo. Demasiado poco para una tarde, en general, tediosa.

Poco público en Sevilla, el abono y pare usted de contar. Además hemos tenido que soportar en la sombra una plaga de mosquitas, inofensivas pero molestas, que hacían que toda la sombra estuviera abanicándose mientras desde el sol nos miraban sorprendidos porque la tarde era fresca.

Por supuesto hemos visto picar poco y lidiar fatal a las cuadrillas, por lo general, eso sí, muchos brindis y poca emoción.

@isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2013

Nadie pudo con el frío

.

Supongo que la del domingo será la climatología para ver toros a finales de abril en Valladolid, pongo por caso, pero no en Sevilla. La plaza estaba aterida de un frío sobrevenido en las últimas horas que, no por avisado, nos cogió desprevenidos. Con ese ambiente frío y ventoso era difícil triunfar. Si lo ocurrido en el primer y segundo novillos, pasa en el cuarto y quinto de un día primaveral normal, estaríamos hablando de triunfos.

Los cinco novillos lidiados de Núñez del Cuvillo, fueron variados de presentación, capa y juego, destacando los dos primeros, que fueron nobles y largos a la muleta, con un quinto muy feo y con muy poca fuerza el que cerró plaza. La novillada había levantado la expectación de ver a tres diestros conocidos, los sevillanos Lama de Góngora y Juan Ortega, que ya habían triunfado en distinta medida en esta plaza y el valenciano Román, con triunfos en su tierra, con lo cual, y a pesar del clima, la entrada fue buena.

Ortega debió de triunfar con rotundidad en su primero. Hizo su toreo clásico pero, como ya he dicho, aquello, entre el viento y que era el primero, estaba difícil de calentar. Román estuvo en novillero con su primero, un bravo y repetidor novillo, toreó bien con la izquierda. El ansia de triunfo le hizo atropellar la razón al final de la faena, por lo que fue volteado dos veces, librándose de una cornada grade por lo gacho del novillo, sobre todo cuando se adornaba por bernardinas, esa suerte ahora de moda. El novillo le tiro dos cornadas a la barriga que no le calaron de milagro.

Lama estuvo con muchas ganas. Se ve que es un novillero distinto. A todo lo que hace le pone el sello de la personalidad. En su primero, un remiendo de Fuente del Rey, estuvo bien pero no acabó la cosa de funcionar y en su último Cuvillo, que apenas se tenía en pie, volvió a dar el mitin, esta vez descabellando. No sale reforzado del abono sevillano, después de las dos tardes que tenía, sale como un novillero más, cuando es un novillero distinto.

@isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2012

Infumables Montealtos

Desgraciadamente, la novillada de Montealto no dio muchas opciones de lucimiento a la terna de novilleros. Bien presentados y bonitos, pero descastados, mansotes, rajados, con poca fuerza, que unas veces embestían con clase y al siguiente pase con la cara por las nubes o, simplemente, por fuera de los engaños. Con ese material infumable, y puestos a elegir montes, más nos hubiera valido tener Montecristos, o mejor aun, un buen tinto de Montecillo.

La tradicional corrida del Corpus se ha quedado en novillada. Ya no podremos decir aquello de “las orejas de Curro en el Corpus del año tal”, ahora tendremos que decir, “recuerdo el debut con caballos de mengano en el Corpus”. A pesar de ser una terna de garantías poco pudimos ver en la tarde del jueves. A Sergio Flores se le notó un poco apagado. En su primero, como tardaba en matarlo después de pinchar, y ante un desagradable grito del gracioso de turno de “¿Lo vas a matar hoy?” se tiró a por todas siendo prendido por el pecho de fea manera. Memos mal que no pasó a mayores. Rafael Cerro tiene hechuras y maneras de torero, y fue el que mejor sabor de boca dejó. Juan Ortega, que se presentaba en Sevilla, poco pudo hacer.

Lo indignante de la tarde estuvo fuera de la plaza. Saben ustedes que no soy dado a hablar de los antitoro por no darles una cancha que no se merecen, pero lo del jueves pasó de castaño oscuro. 12 mamarrachos contados, 12, perfectamente alineados y pertrechados de pancartas y altavoz, pegados casi a la Puerta del Príncipe, gritando impunemente sus consignas, eso si, debidamente protegidos por 20 polis. Se veían que eran pagados, había hasta un chino, pero la cuestión es ¿Tenemos que soportar en nuestras narices que nos insulten? ¿No podía la poli haberlos puesto más lejos o simplemente no haber estado? Así nosotros si les podríamos haber dicho educadamente, que se pusieran más lejos a insultarnos. Los políticos, que más bajo no pueden caer, están a lo “políticamente correcto” y se aprovechan de  la educación de los aficionados a los toros. No me imagino esta molesta protesta en las narices de los cazadores en una montería, pongo por caso, o de los almonteños en el Rocío, por poner otro ejemplo. La libertad de expresión no puede pasar a ser libertad de incordio, porque además de esto, se pasaron los dos primeros novillos con los altavoces a tope molestando a los aficionados y a los profesionales. Menos mal que el presupuesto sólo dio para pagarles dos horas y, afortunadamente, nos dejaron en paz el resto de la tarde. Ruego una reflexión a los políticos (si es que esto es posible) y a los mandos policiales, para que futuras protestas, que son muy libres de hacerlas, no las protejan en nuestras narices.