Categorías
Abono Sevilla 2018

Impresentable moruchada

Tarde de máxima expectación. No hay billetes en las taquillas. Demasiados meses sin toros en Sevilla. Cartel con atractivos, el regreso de Morante después de no haber estado en la Feria de Abril, la presencia del revolucionario Roca Rey y la despedida en Sevilla de Padilla. Todo se vino al traste por la impresentable moruchada que trajo hoy Matilla a Sevilla. Mal presentada, mansos y descastados, impropios de una plaza como Sevilla. Solo espero no tener que verlos más.

El público recibió de forma muy cariñosa a Padilla, ovacionándolo con fuerza después de romper el paseíllo que hizo que saludara desde los medios, sin participar a sus compañeros de terna. Supongo que lo tenían pactado. Tomó la muleta y se puso de rodillas, pero fue para nada. El primer morucho no tenía nada dentro. En su segundo, su último toro en Sevilla, la banda tuvo el detalle de empezar a tocar antes de su primer pase y aguantó toda la faena así. Faena, que en otras condiciones no pasaría de las palmas, se convirtió en una oreja como premio a su trayectoria. Su vuelta al ruedo, con el consabido numerito de las banderas, duró mucho más que la faena.

A Morante se le ha visto muy dispuesto y muy torero. A su primer toro, manso y descastado, como toda la corrida, lo trasteó con torería. Su segundo nos hizo albergar alguna esperanza de salir del tedio porque embistió la primera serie, pero cantó la gallina y se puso a huir del torero como manso de carreta. Hasta dos vueltas al ruedo dio huyendo antes de que Morante lo pasaportara de forma eficaz.

El tercer manso de Matilla se lesionó la mano en la primera tanda que Roca le dio de rodillas. A matar. El sexto lo devolvieron por malo porque no aparentaba ninguna invalidez y salió otro igual de malo, descastado, manso y sin gracia ninguna. Roca se esmeró y levantó al público con unas bernardinas de las suyas cambiando el viaje del toro. Media y oreja de poco peso ante el hastío generalizado.

Lo mejor de la tarde, un aficionado de Sol que el último toro gritó desesperado un ¡Viva Matilla!

Mañana otra vez Morante, las esperanzas no se pierden porque se le ve muy dispuesto y con ganas. Y si fuera mañana …

Categorías
Abono Sevilla 2018

Fracaso del toro de las figuras

No se líen ustedes con los nombres de las ganaderías de Hnos. García Jiménez, Olga Jiménez y Peña de Francia que se anunciaba el viernes, esto es “lo de Matilla”, que piden las figuras o impone el poderoso taurino. En cualquier caso, un toro hecho para la tauromaquia actual de las figuras modernas. El ganado fue un fracaso absoluto, descastados, sosos y aburridos, mansos, rajados y sin ninguna emoción, propiciaron un tostón de casi tres horas que encima tuvimos que aguantar bajo un frio de enero.

Y después la presentación, varios de aspecto anovillado, dos con edad justita, tan justita que alguno era novillo de verdad el Domingo de Resurrección, no se entiende como fueron aprobados varios de estos animales. Encima, el lote de Roca Rey fue devuelto, su primero por descoordinado, y su segundo, suponemos que por su pobre presentación, porque por más que le pegaron en el caballo y los subalternos le bajaron las telas, no consiguieron que doblara las manos. Salió un sobrero de Torrestrella al que se le debió pegar la condición de sus vecinos de corrales, porque salió igual de soso.

Si después de esto leen que Alejandro Talavante cortó una oreja, será porque, según la vertiente triunfalista, hay que cortar orejas en todas las corridas, y de momento lo estamos consiguiendo en los festejos del abono que llevamos. Pero es una oreja que no vamos a recordar.

Los únicos que de verdad brillaron ayer fueron las cuadrillas, con Curro Javier pareando de forma soberana y jugándose la vida hasta el punto de ser alcanzado en su segundo par, por el que sonó la música. También destacaron Javier Ambel, Valentín Luján, Juan José Trujillo o Juan José Domínguez.

Lo que les decía, un tostón. Esperemos que esta tarde los victorinos ofrezcan la emoción que nos faltó el viernes.

Categorías
Abono Sevilla 2017

Unos arrebatados naturales de Talavante

Alejandro Talavante ha hecho lo de más valor de la segunda tarde de San Miguel en Sevilla, unos arrebatados naturales a su primero. Citando cruzado y muy de frente, y rematando detrás de la cadera, recodaba mucho al inconfundible toreo al natural del maestro Emilio Muñoz. Templados y profundos, toda la faena se basó en la mano izquierda. Pero cuando las dos orejas estaban en la mente de todos, se puso a pinchar como si no hubiera un mañana. Su segundo tenía una embestida más irregular. Toro algo parado y tardón, como alguno de sus hermanos, y la faena se basó esta vez en la derecha. No quiso fallar con los aceros y se tiró a matar a ley, siendo dramáticamente prendido. Lo tuvo el toro en el aire, entre los pitones, unos momentos interminables, pero, afortunadamente, no tuvo las consecuencias temidas. Una oreja y petición de la segunda por el momento emotivo que, esta vez y con buen criterio, el presidente no concedió. El que mató en sustitución del herido Serna, manseó en los primeros tercios y decidió no embestir en el último.

Rafael Serna, tomó la alternativa, de blanco y oro, como manda la tradición. Le correspondió el mejor toro del encierro, el único aplaudido en el arrastre, pero la larga faena de muchos pases, no pasó a mayores. Al entrar a matar, dejó una estocada, pero fue prendido y corneado en la axila derecha. Cornada grave, con destrozos en tan delicada zona. Lo sentimos mucho y le deseamos una pronta y total recuperación. Roca Rey pechó con un lote deslucido, sin muchas ganas de embestir. Su conocido repertorio de quietud no pudo tomar altura.

La corrida de tres hierros: Hnos. García Jiménez, Olga Jiménez y Peña de Francia, que todos conocen por «lo de Matilla», estuvo bien presentada, primero bueno y segundo aprovechable. El resto, el que no fue deslucido, fue soso, manso, o no quiso embestir.

Comentábamos a la entrada los rumores de si habría corrida el día doce de octubre. Unos decían que si Ferrera, otros que si rejones. El clarinero no ha sacado de dudas en el último cambio de tercio, con un clarinazo floreado. Se acabó la temporada.

Categorías
Abono Sevilla 2017

Cuando no hay emoción

La corrida del martes en Sevilla puede ser un buen ejemplo de la corrida moderna. Se lidiaron los toros modernos que han acabado de imponer las figuras, o lo que quieren que sea el toro moderno. Noble, obediente y descastado. Pero la realidad es distinta a los deseos. Cuando la falta de casta hace que el toro no se nueva o rompa en manso, el espectáculo es imposible. Pero aun cuando el depósito de fuerzas los hace moverse un poco, sus embestidas son sin ninguna trasmisión, sin profundidad, con las miradas perdidas, como si no quieran embestir, y así el lucimiento es imposible.

Cuando la emoción no la pone el toro la tiene que poner el torero, y eso es un problema. Morante, que quizás sea el único torero capaz de emocionarnos ante un toro sin emoción, dejó entrever en su segundo la categoría de toreo que atesora. Perera intenta poner la emoción con sus cercanías, y Javier Jiménez con su juventud y buena lidia. El resultado un festejo tedioso y aburrido, en el que ya no sabes cómo sentarte ni de qué hablar con los vecinos y en el que los efectos del almuerzo en la Feria hacen que veamos más de una cabeza alrededor. Mala cosa.

Categorías
Abono Sevilla 2016

Castella no remata

Para cerrar la temporada de 2016 nos hemos despachado con una muy entretenida y variada corrida. Y eso que al llegar nos enteramos que habían echado para atrás unos cuantos toros de las ganaderías titulares del Sr. Matilla, y había dos toros de Hnos. Sampedro para completar, mal presagio. Una gran entrada sin llegar al lleno, pero mucha expectación.

Castella ha podido entrar en Sevilla por su puerta grande, o mejor dicho,  ha podido salir por la Puerta del Príncipe a poco que se hubiera esforzado. Sorteó un primero de Olga Jiménez que fue el paradigma del toro moderno que buscan los ganaderos y las figuras. Un toro obediente, siempre al primer toque, sin mirar ni molestar el torero, sin peligro y embistiendo a son. Buena faena de muleta, estocada y dos orejas. Mejor comienzo imposible. Su segundo de Hermanos Sampedro, magníficamente presentado, fue bravo con motor y picante. La gente empujaba a Castella a por la Puerta del Príncipe, pero no se dejó dar coba. El toro tenía que torear, pero su matador no pudo con él. Los dos pinchazos desinflaron su tarde. Oportunidades como esta se presentan pocas veces.

El primero de Manzanares fue un toro enrazado y algo exigente al que el torero no quiso ni ver. Después de salir los dos de Hermanos Sampedro, el quito de Olga Jiménez parecía un novillo. De hecho creo haber visto este año en Sevilla novillos con más trapío. Pero resultó ser un bombón de nobleza, casi más que el de Castella, porque iba más largo si cabe. Manzanares le compuso una faena donde alternó momentos de sublime belleza estética, como cambios de mano y pases de pecho colosales, con otros de toreo perfilado y usando el pico de la muleta hasta en la última tanda. Intentó matar recibiendo, pero pinchó a la primera y a la segunda la estocada cayó baja. El público pidió las orejas desmesuradamente, pero el presidente, D. José Luque, con buen criterio lo dejó en una.

El primer Sampedro de López Simón fue aplaudido cuando asomó por toriles. Aquí también gustan los toros serios. Este torero está haciendo un final de temporada algo irregular. Desde Bilbao no parece el mismo. Aunque su primero no acabó de romper, la faena fue insulsa y con su segundo, rajado y áspero, tampoco dijo gran cosa.

@isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2014

Manso, rajado, soso o descastado

El ganado de Hermanos García Jiménez y Doña Olga Jiménez Fernández (lo de Matilla por abreviar), lidiado en el primer festejo de San Miguel, bien presentado, eso sí, ha tenido las características en que degenera el toro comercial y cómodo que se busca para las figuras. El que se movía con algo de clase como el primero, no podía con su alma, los otros descastados, rajados en tablas o toriles, e incluso con malas intenciones, como el último.

Ante semejante encierro, los toreros han estado muy por encima del ganado, cada uno en su estilo. Pepe Moral, en clásico, incluso pudo haber cortado oreja en el primero de no fallar en la suerte suprema. Mantuvo al toro en pie, entre serie y serie, y logró naturales estéticos, casi lo único destacable del festejo. Juan del Álamo ha demostrado que hay que contar con él. Valeroso y con cabeza se estrelló con las condiciones del ganado. David Galván, volvía después de ser herido en su presentación de la Feria de Abril. Tiene valor para ponerse delante de lo que sea y consiguió sacar lo poquísimo que tenían sus enemigos, nunca mejor dicho.

En resumen un tostón de festejo, en el que, al menos, no nos mojamos.

@isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2014

Aburrida e insufrible mansada

.

Yo, que soy bien pensado, quiero creer que los mentores de estos novilleros con proyección eligen el ganado que, bajo su criterio, tiene mayor garantía de éxito para sus pupilos. Y quiero pensar que los novillos del domingo fueron elegidos por ellos. Y además, quiero creer que esto de “Hnos. García Jiménez”, “Doña Olga Rodríguez Fernández” y “Peña de Francia” (no es broma, así se anunciaron estos novillos) es un ganado que ha embestido alguna vez, como para anunciarse DOS veces en el abono de Sevilla, porque por lo de la tarde del domingo es para mandar toda la camada a las II Jornadas Gastronómicas del Toro de Lidia que se está celebrando actualmente en Sevilla.

Los novillos estaban bien hechos, con edad y hechuras de embestir, pero vacíos de casta y mansos hasta decir basta. El que no se ha parado, se ha rajado y el que no, le ha dado dos vueltas a los tendidos en la faena de muleta. Con este material los novilleros se han estrellado sin remedio.

Gonzalo Caballero ha demostrado ganas y calidad toda la tarde. A su segundo, supongo que desesperado ya del manso que tenía delante, se tiró a matarlo sin muleta, pero no al estilo de Galán sobre la testuz, sino con la mano en forma de engaño, y le salió a la perfección, pasando a milímetros de los cuernos. Lama de Góngora no ha podido demostrar la calidad que atesora y José Ruiz Muñoz, sobrino nieto del añorado Curro, ha dejado intuir que tiene algo distinto a los demás. Maneja engaños de un tamaño adecuado, recordando los de su tío abuelo, y con la capa y los desplantes se da un aire a Curro. Hasta salió a apuntillar “Lebrija”, después de algún año sin que lo viéramos. Hasta en eso se ha “olido” la tradición a Romero. Habrá que volverlo a ver con otro material más propicio.

@isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2013

Toro moderno, corrida moderna

 .

Los toros de hoy sábado de San Miguel se anunciaban como “Hermanos García Jiménez – Doña Olga Jiménez Fernández”, que ante la imposibilidad de recordar tan largo metraje se conocen como «lo de Matilla”, y son toros modernos, nobles y obedientes, que salen ya templados, a los que no hay apenas que picar y la mayor parte de las veces, llegan moribundos a la muleta con la boca abierta, la lengua fuera y con muy poca emoción. Además dos de ellos venían con los cuatro años recién cumplidos que, para ser septiembre, no parece muy normal. Con este material sólo podíamos ver una corrida moderna, donde la suerte de varas es una pantomima, donde se aplaude a los picadores por no picar y, por extensión, se aplauden los pinchazos para animar y los bajonazos para perdonar.

El primero de El Cid, muy basto de hechuras, como el segundo, llegó a la muleta con los dos pitones escobillados y muy noble. El torero le compuso una faena sin muchas apreturas, que gustó al público pero pinchó. En el segundo dio una vuelta al ruedo. De Castella queda poco en el recuerdo.

Perera ha demostrado que llega al final de esta temporada en un momento fenomenal. Con independencia de que no entendemos cómo se sortea la corrida moderna, donde le corresponden los dos únicos cinqueños, cuando sus compañeros matan toros con los cuatro años recién cumplidos, lo cierto es que los cinqueños valieron más que los recientes cuatreños. También hay que destacar que Perera casi no picó a ninguno de sus dos toros, al primero casi ni le hacen sangre. Este torero ha abandonado sus monofaenas encimistas y ha ganado en profundidad y temple. La primera faena plena de dominio y valor le valió una oreja. Salió a por todas en el segundo para redondear el triunfo, pero se precipitó con la espada, una lástima.

Mención para José Chacón en la lidia y para Joselito Gutiérrez que ha pareado de forma clásica ganando la cara con torería. Como además el tiempo ha acompañado, todos contentos con la corrida moderna.

@isanchezmejias