Categorías
General

Morante deja afónica Las Ventas

Este año se ha puesto de moda decir que la Plaza de Toros Monumental de Madrid “ruge”. Expresiones del tipo “Cuando ruge esta plaza, es única”, “Ese rugido de Madrid”, “He sentido como rugía la plaza”, han sido comunes entre toreros, periodistas y aficionados . Yo que he visto la mayoría de las corridas por el Canal Toros de Movistar y sólo con el sonido ambiente, que es lo más parecido a estar en la plaza, afinaba el oído, pero no oía el famoso rugido de Madrid. “Óles”, “Bien” y ovaciones sí, pero nada de rugidos.

El día uno tuve ocasión de ir a la plaza con la esperanza de ver nuevamente a Morante, esta vez en la corrida de la Beneficencia, y mis expectativas fueron más que colmadas. Al segundo toro le hizo una faena de ensueño, durmiendo cada pase, recreándose en él, fueron momentos inolvidables. Cuando ligaba tres y el de pecho los “óles” de la plaza eran unánimes y ensordecedores. Si eso es el rugido de Madrid, nos quedamos afónicos de tanto rugir. Además, como cada tarde nos dejó algún detalle gallista, en este caso descabelló de rodillas. Como dije en Sevilla: Morante, gracias.

Al Juli se le ve cada vez con más afición y con más técnica. Si hacen ustedes el esfuerzo de comparar la primera embestida de sus toros con la última, convendrán en que parecen toros distintos. Ginés Marín se la jugó con un manso pregonado ante la indiferencia del público.

Un detalle. Las borlas de adorno de las banderillas parecían pelotas de playa. Los banderilleros procuraban quitarlas antes de parear porque así era imposible igualarlas. Un feo espectáculo ver el ruedo lleno de pelotas de colores.

@isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2022

Gracias, Morante

Ese fue el grito que se escuchó de un señor del Tendido Uno al terminar la corrida, y resume el sentimiento de muchos aficionados, de casi todos. Es un privilegio poder ver torear a Morante. Un torero que ha resucitado suertes antiguas, que les anda a los toros como ninguno, que torea con el capote con un arte y una plasticidad inigualables y que es capaz de hacer una faena a un toro con motor y peligro como la que hemos visto, que no sólo nos ha puesto la carne de gallina y emocionado, sino que nos ha convencido de que el Toreo es el único arte, que en un segundo irrepetible, es capaz de levantarte extasiado aplaudiendo sin saber dónde estás.

Porque el sobrero de Garcigrande no era la tonta del bote a la que se están acostumbrando las figuras. Era un toro con poder, que embestía con todo. Un toro con peligro al que había que saber torear. Morante se ha jugado los muslos en cada pase, dónde ha llevado al toro humillado y toreado de una forma sublime, bella y total. Una faena redonda y emocionante que hemos aplaudidos perplejos e hipnotizados. No solo es la faena de la Feria sino de la temporada. Dos orejas tan rotundas o más como las de este torero en el pasado San Miguel. Lo dicho Gracias, Morante, mil gracias.

Hay que decir que la corrida de Torrestrella no ha respondido a las expectativas. En general, floja, y el que ha embestido, lo ha hecho con malas ideas. El primero de Morante no valía nada, y después de la ceremonia de devolución de trastos de la alternativa, se quedó con la espada de verdad, y aquello le duró un santiamén. Pensaría, si va a haber bronca, cuanto antes mejor, y la hubo. Siento tener que decir que Manuel Perera no estaba para tomar la alternativa, y menos en Sevilla. Ni ha sometido a los toros ni les ha dado la lidia que requerían. Mucha puerta gayola, laces de rodillas, pero poco toreo. Estuvo a merced del toro de la alternativa y en su segundo hubo más trallazos que pases. Eso sí, mucha voluntad.

La técnica de El Juli es tan portentosa que a su primer Torrestrella, un toro con mucho genio, fue capaz de dejarlo suave, obediente y hasta noble. Un prodigio. Su segundo fue tan parado que no fue capaz de hacerlo embestir.

Yo he tenido mucha suerte en la época que me ha tocado vivir. Vi a Camino, Puerta y el Cordobés, y me quedé perplejo con Ojeda. Después me hice de religión currista, de esos que se conformaban con verlo hacer el paseíllo y se partía la camisa si toreaba, y ahora soy morantista convencido y disfruto como un loco ¡Viva Morante!

@isanchezmejias

Categorías
General

Morante en Olivenza


Fuimos a Olivenza con la esperanza de ver al mismo Morante que terminó la temporada pasada y, en ese aspecto, no nos ha defraudado. Sigue igual de dispuesto, de artista, de ánimo y de ganas de agradar.


En esta temporada de su 25 aniversario de alternativa quiere celebrarlo toreando un número de corridas desmesurada. Si se cumplen las expectativas va firmar por encima de las 125 corridas. Sólo espero que las lesiones lo respeten y que pueda cumplir todos los compromisos que firme. Mi cartera no da ni mucho menos para seguirlo, pero espero poder verlo unas cuentas veces.


La corrida del sábado en Olivenza fue un fracaso estrepitoso de la ganadería de Zaldueldo. Toros carentes de fuerza y de casta, deambularon tontones por el ruedo sin la más mínima emoción. Ante esto Morante sólo pudo estar en torero, con mucho gusto y andándole a los toros como hacía muchos años que no veíamos. Para colmo echaron a dos toros para atrás y salimos a las tantas. A estos toros El Juli les puede hasta recién levantado de la siesta. Tanto que hasta le dio con la cabeza en el lomo al finalizar un pase para demostrar que lo tenía dominado. Emilio de Justo no pudo realizar su toreo de pureza ante semejante ganado y estuvo tan sobrado de poder como falto de opciones.


La corrida del domingo de Núñez del Cuvillo fue otra cosa. No es que saliera buena, pero sí propició buenos momentos. El Primero de Morante tenía muy pocas fuerzas y el diestro demostró su gusto y torería. Su segundo no es que anduviera sobrado de fuerzas, pero tuvo las suficientes para demostrar que Morante va a tirar de nuevo de la temporada. Torería por los cuatro costados y detalles del artista en cada movimiento. Pinchazo y estocada y una merecida oreja. El primero de Manzanares claudicó en innumerables ocasiones, pero su segundo fue un toro de bandera, con fijeza, largura y profundidad en sus embestidas. Manzanares se encontró a gusto y nos recordó más al de hace años que al de los últimos años. Cortó dos orejas y el toro fue aplaudido en el arrastre. A Roca Rey lo vimos algo acelerado y sin centrarse con los toros, pero de valor sigue intacto, rozando la temeridad. Cortó la oreja de su incierto primero a base de exponerle.


Dos consideraciones finales. La primera sobre la plaza de toros. Es, de lejos, la más incómoda que yo conozco. Para toda la sombra hay sólo un acceso al recinto, que se comparte con las cuadrillas, que paran la entrada cuando llegan. Imagínense el tapón de entrada y de salida. En los tendidos te tienes que sentar sobre los pies del de detrás y el de delante se sienta sobre los tuyos, claro. No se puede ni cruzar los brazos de lo pegados que estamos y las rodillas en las espaldas son un martirio continuo. Para toda la sombra hay sólo dos pequeñas escaleras para bajar y ningún pasillo entre filas. Se pueden imaginar lo trabajoso que resulta llegar a tu localidad, aun entrando media hora antes. Resultado, continuas broncas y gente sin poder entrar hasta el cuarto toro. Segunda consideración, Olivenza tiene un ambiente taurino el fin de semana extraordinario, el pueblo muy cuidado y vigilado por policía local, nacional y guardia civil. La cercanía de Portugal y su rica gastronomía invitan a acercarse. En resumen, un magnifico fin de semana rodeado de amigos.

@isanchezmejias

Categorías
Abono Sevilla 2019

Los toros de Daniel Ruiz se cargan la última corrida de Sevilla

A la última corrida de toros de la temporada sevillana acudimos con la misma ilusión que a la primera. Los aficionados somos “inasequibles al desaliento”, y de eso se aprovechan los taurinos. Pero nuestro gozo en un pozo, fracaso total. Los toros de Daniel Ruiz, algunos destartalados, sin cuello, sin casta ni raza y alguno manso, se cargaron el festejo. Sólo el lote de Ángel Jiménez, primero y último, tuvieron posibilidades. El medio, el vacío total.

Morante de la Pueblo, vestía un terno celeste y azabache, inspirado en los de Joselito El Gallo. Como casi toda la temporada, tuvo mala suerte en el sorteo. Esto de la eterna mala suerte de Morante es algo estadísticamente injustificable, de modo que habrá que buscarle otras razones, como que obliga mucho a los toros con el capote. Pero esta tarde nada, eran malos per se. Su primero se quedaba corto y era soso. Algún detalle torero en la faena, pinchazo y estocada corta. Su segundo imposible. “Importante” se llamaba, pero lo que tenía importante era su mansedumbre, descastado y sin fuerzas. Desesperante. Morante le hizo lo que se merecía, la faena del sanseacabó, dos pases y a matar.

El tercero pegaba cabezazos y tenía las fuerzas justas. Tan malo fue que no le sirvió ni a un torero tan poderoso como El Juli. El quinto desarrolló sentido, también sin fuerzas ni recorrido. Una prenda. Después de entrar a matar le echó mano al torero, prendiéndolo por el glúteo de fea manera. Menos mal que la cosa no pasó del susto y de una pequeña herida en la frente. Al terminar el festejo pasó a la enfermería. Esperemos que no sea nada.

Como decía, el lote se lo llevó Ángel Jiménez. El de su alternativa le enganchó mucho la muleta en la primera parte de la faena, que fue a más. Le tocaron la música en la séptima tanda. Pinchazo y estocada baja, leve petición y vuelta. El en último, ya con la gente deprimida, salió a por todas, y se fue a porta gayola. La faena fue algo forzada. Mató de estocada trasera y tendida y el toro tardó en caer cinco minutos, con aviso incluido. Le dieron una oreja que no nos hizo olvidar el fracaso de la tarde.

Categorías
Abono Sevilla 2019

Público y presidente de farolillos en preferia

Que la plaza de toros de Sevilla ha periodo su personalidad, y hace varios años, es un hecho evidente. Los que dan las características de una plaza de toros son sus abonados, y, actualmente, rondando éstos los 2.000, la plaza de toros de Sevilla es lo que el público asistente y el presidente de turno quieran.

La profesionalidad y el poderío de El Juli están fuera de toda duda. A su noble primero le hizo una lidia moderna en donde no recuerdo ni un pase clásico fundamental. Toreó con el revés del capote, muletazos sin moverse del sitio, redondos etc. Sí, mucho poderle, pero poco más. Mató de pinchazo y estocada, el público de puente festivo, pidió minoritariamente la oreja, y sorpresivamente, un presidente que parecía también de puente festivo, se la dio. Ya metidos en feria de farolillos, a su segundo, que sí lo toreó con más profundidad, las dos y vuelta a un toro que no opuso ninguna resistencia ni dificultad, noble y dulce. Resultado: una Puerta del Príncipe de las más baratas que recordamos.

El primer toro lo brindó El Juli a Manuel Benítez “El Cordobés” y, en su honor, al segundo muletazo la banda, sumándose también al día de farolillos, se arrancó por “Manolete”, y en su segundo “Suspiros de España”. Con lo bien que suenan estos dos pasodobles interpretados por esta banda.

La corrida, bien presentada, fue noble y con poco poder y emoción. El primero de Morante se paró pronto y el segundo embestía muy descompuesto para su toreo. Perera se ha pasado toda la tarde intentando encontrarse, sin conseguirlo.

Pero si recuerdo algo de esta corrida, son las soberbias verónicas de Morante de la Puebla a su primero. Como decíamos cuando íbamos a ver a Curro, con eso tenemos ya pagada la entrada. Lo demás fue triunfalismo y desmesura.

Categorías
Abono Sevilla 2019

Poco, muy poco

Esta mañana hemos escuchado un magnífico pregón taurino de D. Alberto García Reyes, lleno de reflexiones personales, de verdad y de hondura. D. Alberto profesa la misma fe Currista que nosotros y eso hace que veamos muchas cosas taurinas de la misma forma, pero él las sabe expresar infinitamente mejor. Me pareció un pregón redondo.

Por la tarde, la corrida inaugural de la temporada en Sevilla decepcionó. Magnifico ambiente con cartel de no hay billetes, pero el hombre propone y el toro descompone. La corrida de Victoriano del Río, pareja y bien presentada, he respondido al toro moderno, que exige poco y, la mayoría de las veces, no dice nada. Sin que hiciera falta picarla, ha tenido escaso poder. De El Juli, poco podemos decir. Sólo que brindó al público su segundo, entendemos que por justificarse. Sorteó dos todos sosos, con escaso poder y que no decían nada.

Manzanares se encontró con un segundo que fue el único que medio destacó. Le hizo una faena de las suyas, que tanto gustan en Sevilla. Tandas cortas y sin apretarse, pero con compostura habitual. Sólo los pases de pecho merecieron la pena, largos y cambiando los viajes. Mató de una magnífica estocada recibiendo y le concedieron una oreja con que justificar la tarde.

Roca Rey tampoco tuvo material. Lo intentó desesperadamente en su segundo, que también brindó al público, pero la cosa no pasó de un arrimón impresionarte, dejándose rozar las taleguillas por los pitones. Demasiado poco para tanta expectación, por eso es esto tan breve, porque hay poco que contar.

Categorías
General

Roca Rey pone a Ponce de rodillas. La Fiesta sale ganando

La plaza de toros de Albacete se llenó para ver a dos figuras hace tiempo consagradas, Enrique Ponce y El Juli, con la nueva figura, Roca Rey, frente a toros de Daniel Ruiz. Un cartel muy atractivo donde el torero joven que viene arrasando esta temporada cada tarde que se viste de luces, se enfrentaba en competencia con las dos figuras que se han mantenido en el escalafón desde hace mucho tiempo. Ponce tenía que demostrar que sigue siendo el maestro de siempre y El Juli no dejarse pisar el terreno por nadie.

En los dos primeros toros no pasó nada interesante, pero en el tercero Roca Rey puso aquello boca abajo. Desde unas templadas verónicas, con su típico arranque de faena pasándose al toro por detrás, ya mucho más depurado sin torcer la figura, hasta los adornos con una inverosímiles bernardinas cambiando el viaje del toro en el último memento. En la faena, muletazos profundos por los dos pitones, destacando un cambio de mano que se convirtió en un natural sublime haciendo que toro girase por completo alrededor del torero. Sólo ese pase valía la corrida. Estocada, locura y dos orejas.

Foto. Arjona para aplausos.es

Ponce salió en el cuarto como debe de salir una figura consagrada, a no dejarse pisar el terreno por los que empiezan. Ante un toro soso, sin casta ni fuerza, hizo una faena de las suyas, cuidándolo y metiéndolo en el canasto a base de sobarlo. Pero como aquello no se arrebataba, hincó las rodillas en tierra, como uno que empieza y así terminó su faena. Entonces aquello sí se arrebató. Estocada y dos orejas. Bravo por Ponce.

PD. Como vi la corrida por televisión esto no es una crónica, solo un comentario sobre la misma

Categorías
General

La suerte suprema

En la corrida del jueves se suscitó cierta polémica porque el presidente se negó a otorgar la oreja a El Juli, a pesar de una petición aparentemente mayoritaria. La razón era muy simple, la espada había caído muy baja, y no era merecedora de premio. Muy bien, en este sentido, nuestro presidente D. Fernando Fernández Figueroa.

Eso tan conocido de que “la primera oreja es del público y la segunda del presidente”, es relativo. Lo primero que tenemos que decir es que ahora las orejas se piden más vociferando que sacando los pañuelos. Si de verdad se pusieran a contar pañuelos, las peticiones serían casi siempre minoritarias. Luego está la vertiente triunfalista. Esa que dice que hay que cortar orejas todos los días para que la gente vea que esto es un espectáculo donde se pasa bien y se anime a venir. Después está el público menos entendido que el aficionado, que puede perderse algunos detalles, pero que es mayoritario en las plazas. Comprendemos que económicamente, es lógico organizar los festejos para el público que es el que llena las plazas. Los aficionados caben en un autobús, dicen, y es verdad.

Con un bajonazo no se puede dar una oreja. Eso debería ser una lección de primero de presidente. Por mucho que el público la pida a voces o con el pañuelo, debe de prevalecer la decisión del presidente. Matar en los bajos es ventajista y mucho menos peligroso que matar por arriba haciendo la cruz. Si los toreros ven que les dan las orejas matando en los bajos, en dos años nadie mataría por arriba.

Con la llegada del público aleccionado por los triunfalistas, en la tauromaquia moderna hemos ido perdiendo varias fases de la lidia. Ya hemos perdido la suerte de varas, no nos hagan perder también la suerte suprema.

Categorías
Abono Sevilla 2018

El Juli sortea el lote de su vida

Como sé que lo primero que quieren ustedes saber es si estamos de acuerdo con el indulto, lo diremos rápido: depende. Y soy de los aficionados que piensan que el indulto es un premio excepcional para un toro excepcional en TODOS los tercios. De los que debieran de darse dos o tres al año, y no los “tropetecientos” actuales. En este sentido no estoy de acuerdo. Por otra parte, tenemos la corriente triunfalista de los que creen que cada tarde tiene que haber triunfos, y mientras más mejor. Que cinco orejas y un indulto llenarán la plaza los próximos días por las expectativas de los asistentes de volver a ver algo grande. Si a esto unimos la corriente de pensamiento acomplejado, que argumenta que, para contrarrestar a los animalistas, nosotros somos tan bueno que perdonamos la vida todos los toros que se la merecen, comprenderán ustedes que los indultos abunden. Pero el indulto este de “Orgullito” ha tenido un componente esencial, el público, influenciado por los argumentos expuestos, la ha pedido mayoritariamente, y como este es un espectáculo democrático, el presidente lo ha concedido. Punto.

El indulto me pilló cerca

La corrida de Garcigrande ha dado un gran juego, y El Juli ha sorteado un lote extraordinario. A su primero, todo lo que le faltaba de cara lo tenía de calidad y de nobleza. Obediente durante la faena de muleta y con duración, como si estuviera con el carretón. Cuando a la embestida de un toro le falta emoción, esta la debe de poner el torero, y a la faena de El Juli le faltó alma. A pesar de ello y después de una estocada, le dieron las dos orejas. Su segundo no dijo nada en los primeros tercios, de hecho, El Juli ni lo toreó de capa. A la salida del último puyazo en la paletilla, el banderillero lo llevó de largo y el torero sí lo tereó a la verónica. Ahí creo que lo vio, y lo brindó al público. En la muleta fue el toro soñado, con clase, calidad, recorrido, ritmo y duración. El Juli se hizo una faena de ensueño, obligándole a cambiar de ritmo y de dirección como y cuando quiso. Una faena como supongo que habría soñado hacer en Sevilla. Ahí queda eso, cuatro orejas, Puerta del Príncipe y triunfador de la Feria.

El lote de Ponce también fue bueno, más exigente, pero de orejas. Al torero se le vio con ganas de agradar, pero su primero lo trasteó muy despegado, sin ajustarse y en diagonal. La faena a su segundo fue más más limpia, aunque tampoco es que toreara muy ajustado, aun así, y a remolque del triunfalismo comentado cortó una oreja. Talavante, muy desganado, tiró por la calle de en medio a la primera dificultad del tercero, y lo intentó con el encastado sexto, pero con muy poca convicción. Así no se puede venir a Sevilla.

Categorías
General

El Juli golea con los reservas y Morante dice que se va

En la tarde noche del domingo 12+1 de agosto, había anunciado un mano a mano de Morante con El Juli en El Puerto de Santa María. Este último venía retar al artista en su segunda casa, pensando que Sevilla sigue siendo la primera. Cada uno traía sus toros, nada de sorteos. Morante de Cuvillo y El Juli de Daniel Ruiz. Morante lidió los suyos, pero los favoritos de El Juli, no servían, tuvo que traer los reservas de Santiago Domecq. Pues con los reservas goleó, cinco orejas y un rabo en una tarde redonda. Le plantó cara al Levante y a Morante, y demostró por qué lleva en figura los años que lleva. Exprimió a sus toros hasta el último pase en faenas larguísimas (hasta 7 veces escuchamos los pasodobles) y mató con su típico “julipié” trasero a sus tres toros. Hay que reconocer el pundonor y la inteligencia de este torero que estuvo cumbre toda la tarde, con independencia de que guste más o menos su toreo rectilíneo y sin apreturas.

La noticia vino después, “Morante se va”, espero que no sea por el fracaso de la tarde en la que no quiso ver a ninguno de sus toros. Primero se lo leímos a Álvaro Acevedo en Cuadernos de Tauromaquia, y después a los portales taurinos. Toro grande, que no se mueve y así no puedo seguir. Estoy igual de anonadado que ustedes, no doy crédito, y espero que sea un pronto y que el artista recapacite y vuelva en sí.