Categorías
General

75 años de la muerte de Manolete

Pensaba que la corrida conmemorativa del 75º aniversario de la muerte de Manolete en Linares era la más importante de la temporada. Otra vez los Miuras allí y Rafaelíllo, Morante de la Puebla y Curro Díaz para honrar su memoria. Había que estar allí, a pesar de los más de 800 km. y las casi ocho horas de conducción. Cuando hay una esperanza se hacen estos esfuerzos. Comida con amigos aficionados que venían de otros lugares, sobremesa, banda de música tocando “Manolete” camino de la plaza y calor asfixiante fuera y, sobre todo, dentro de una plaza de toros que llenó la Sombra más de la mitad del Sol. El gesto de una figura como Morante de anunciarse con miuras en esta plaza merecía cualquier esfuerzo.

Ya comiendo nos enteramos que habían echado cuatro miuras para atrás. Después la cosa quedó en que vimos cinco miuras y un cuvillo. Miura está lidiando mucho este año y estamos viendo unos toros que no habíamos visto antes en esta ganadería. Toros chicos, de poco peso, incluso bajos. El segundo de ayer no era presentable ni en plaza de tercera. Después su comportamiento sigue siendo el conocido: desconfiados, enterándose de todo, dejándose uno y pegando un cabezazo en el siguiente, lo conocido. El primero de Rafaelillo fue un toro grandón y tan débil en los primeros tercios que parecía que iba a ser devuelto. Pero después aguantó toda la faena, a media altura, y muy meritoria en un profesional que se conoce este encaste de sobra. Una buena estocada y primera oreja. Su segundo fue un bonito toro de Núñez del Cuvillo que remendaba la miurada. El torero, que ha debido de verse en pocas delante de un toro tan noble y obediente, le hizo una faena en Rafaelillo. Pinchazo, estocada y oreja.

El primero de Curro Díaz era un sardo bajo, serio, complicado y con malas intenciones. Intentó torearlo con temple al principio, pero el toro no se dejaba, y acabó fajándose con él en una faena meritoria. Estocada baja y oreja. El que cerraba plaza, ya a media luz, era chico y tampoco tenía muy buenas intenciones, aunque repetía la embestida codicioso. Otra faena de mérito de Curro Díaz, culminada con una estocada tendida, espera sentado en el estribo, y descabello. Otra oreja.

Morante ha debido pasar una de las peores tardes de su carrera. Ni los toros ayudaron nada ni él ayudó a los toros. Su primero, chico y bajo, tenía, como dice el diccionario “aviesas intenciones”. Morante salió con la espada de verdad y el miura le duró seis machetazos dejándose topar la muleta. No se dio ninguna coba. Bronca antes de entrar a matar y gran bronca después. Su segundo le duró un poco más. Incluso intentó un par de muletazos, pero viendo que era imposible porque el toro no pasaba, abrevió, también llevaba la espada de matar. Estocada y sanseacabó. Por cierto, la cuadrilla de Morante pasó un mal rato con este toro, incluso ya estoqueado.

PD. Ahora que lo pienso, estos dos últimos domingos he visto lidiar 11 miuras y les han cortado oreja a 9 de ellos. No debe estar la cosa tan mal.

@isanchezmejias

Categorías
General

Ruta por Córdoba homenaje a Manolete

El sábado 12 de noviembre, acompañados de un magnífico tiempo y de un buen puñado de aficionados venidos de muchos lugares de España, realizamos un recorrido por la Córdoba taurina en homenaje a Manolete. El acto fue promovido, como otros de parecida naturaleza, por el aficionado Jose Morente, coordinador del blog “La Razón Incorpórea”. La tarde anterior, en la sede de la Tertulia Taurina “El Castoreño”, en el Real Círculo de la Amistad de Córdoba, tuvo lugar una conferencia, en la que Jose, bajo el título “De Guerrita a Manolete”, ofreció un amplio material filmográfico que hizo las delicias de los muchos aficionados allí congregados.

Para la ruta del sábado contamos con la inestimable colaboración de Antonio Luis Aguilera, que nos fue desgranando cada uno de los lugares que fuimos visitando con la erudición de los que saben y el orgullo de conocer el valor de lo que se tiene entre manos. También nos acompañaron Rafael Sánchez González y otros aficionados cordobeses que colaboraron en las explicaciones.

La mañana empezó en el Campo de la Merced, auténtico corazón de la Córdoba taurina por la existencia del matadero extramuros, del que ya solo queda la Torre de la Malmuerta y poco más para recordarlo. Nos dirigimos después a San Cayetano, a la sede de la Hermandad de Jesús Caído, de la que el torero fue Hermano Mayor, y que guarda una preciosa túnica regalo suyo y un vestido de torear del maestro.

Fuimos después a la Plaza de la Lagunilla, lugar donde vivió de niño Manolete, aunque no se conserva la casa, y que tiene un busto del maestro que cuidan los vecinos.

En el barrio de Santa Marina nos atendieron los responsables de la Hermandad del Resucitado, que guarda el traje de luces que vistió Manolete en Santander, anterior a su corrida en Linares, con el último que abandonó una plaza de toros por su pie. Parada obligada en la taberna La Sacristía, frente a la casa hermandad.

En la plaza del Conde de Priego se erige un grupo escultórico (de dudoso gusto hemos de decir) en homenaje al torero. Para sufragarlo que celebró en 1951 una corrida con 11 toros en la antigua plaza de los Tejares.

El colegio de los Salesianos, del que fue alumno Manolete, expone, junto con los enseres de la Hermandad del Prendimiento, un traje de Manolete y una carta de su madre, respondiendo a la solicitud de donación. En principio se interesaba el regalo para traspasar los bordados al manto de la Virgen de la hermandad, pero, con buen criterio, se mantuvo como tal, y ahora se venera como otro tesoro más.

En la taberna Rincón de las Beatillas del barrio de San Agustín, tiene su sede la Peña Taurina Manolete, que también tuvimos ocasión de visitar, al igual que el azulejo de la fachada del Convento de San Jacinto, donde el matador gustaba de rezar a la Virgen de los Dolores de la que era muy devoto, al igual que del Cristo de los Faroles, que también visitamos en la Plaza de Capuchinos.

También pasamos por la Calle Torres Cabrera, lugar donde nació el torero. La casa ya no existe, aunque han mantenido la placa conmemorativa original. Los vecinos han tenido el buen gusto de decorar la “casapuerta” con un mural de matador. También visitamos la Iglesia de San Miguel, donde fue bautizado y pasamos por el lugar donde estuvo ubicado el coso de Los Tejares.

Para finalizar el recorrido visitamos el Cementerio de la Salud (apropiado nombre para un cementerio) donde está el panteón de Manolete, que tampoco se ha librado de algún acto vandálico. Allí se rezó y se cantaron antiguas canciones del Colegio de los Salesianos en honor al torero.

En la cosa de reponer fuerzas, y para agradecer la magnífica organización, desarrollo y explicaciones, nos fuimos a almorzar todos en la Taberna San Cristóbal, donde el salmorejo, el flamenquín y el rabo de toro pusieron colofón a la jornada.

@isanchezmejias

Categorías
General

La amante de un matador

Veo en Estados Unidos la versión original en inglés de “A matador´s mistress” que ahora se estrena en España con el escueto título de «Manolete». La película no solamente es muy mala, sino que taurinamente no tiene ni pies ni cabeza. Un autentico bodrio hecho por un holandés que sabe de toros lo que yo de tulipanes.

Es patético ver a Santiago Segura hacer de mozo de espadas diciendo “Jau can ay nou, maestro?” y más aun ver al que hace de Luis Miguel, otro actor extranjero vestido de torero. Al director debieron decirle que el personaje levantó un día el índice autoproclamándose número uno, y este actor se pasa toda la película con el índice levantado. Lo único llevadero fue lo que nos reímos en familia viendo semejante disparate. Tuvimos incluso humor para ver pasajes doblados al castellano y la cosa no mejoraba nada. Sólo el magnífico actor Adrien Brody está medianamente digno, aunque en los muchos videos de Manolete que he visto, nunca  hizo un solo aspaviento en el ruedo. De Penélope Cruz, qué les voy a decir, que hace siempre el mismo papel y que no se mete en el de Lupe Sino en ningún momento. No me extraña que hayan pasado seis años sin estrenarla en España y no me creo que el maestro Espartaco figure como asesor, si es así, no le hicieron el mínimo caso. De “Islero” hace un novillote con los cuernos cortados como para rejones, si no más. Patético.

Supongo que cuando la estrenen en Córdoba quemarán el cine directamente. Si quieren ustedes saber mi opinión, no vayan a verla de ninguna manera. Si un extranjero ha querido hacer una película de toros sin la más mínima idea, allá él, pero exhibirla en España es una burla al recuerdo de Manolete y, en general, al mundo de Toro.