Categorías
Abono Sevilla 2015

Se adelantan las nocturnas

Ayer se lidió una novillada de los Hrdos. del Excmo. Sr- Conde de la Maza, programada para las 19,30 horas, de la que salimos casi al borde de las 22,30, y ateridos de frío. Este espectáculo no puede durar casi tres horas, hay que intentar buscar soluciones para darle algo de agilidad. Los caballos se pueden ir retirando en cuanto acaba su función, y no esperar a pata quieta unos quites intranscendentes la mayoría de las veces, y lo pueden hacer por la puerta del 6. El ruedo no se tiene que dejar perfecto entre toro y toro y los areneros pueden abreviar, en fin que hay que hacer el festejo más breve, sobre todo si no pasan muchas cosas como en el de ayer.

La novillada del Conde de la Maza estaba muy bien presentada, con toros, perdón novillos, serios y armados, que rondaban todos los 500 kg. Incluidos los dos sobreros. Alguna vez he escuchado al ganadero decir que “lo primero esto tiene que dar miedo” para que se dé la importancia que tiene, y a fe que la primera premisa la consiguieron sus novillos. Daban miedo, sobre todo a los profesionales que no acabaron de cogerles el aire en la mayoría de los casos. Novillada difícil y de juego variado, dos tuvieron que ser devueltos, uno por descoordinado y otro por falta de fuerzas, de las que su sustituto tampoco andaba sobrado. Alguno manso buscando los terrenos de chiqueros, otros se vencían, con un quinto francamente bueno, pero todos con emoción. Con estos toros no se aburre uno, se tiene que estar siempre atento porque la sorpresa puede saltar en cualquier momento. A este tipo de novillos no están acostumbrados los noveles, y se notan más sus carencias. Por poner un ejemplo, el primer novillo no se paró hasta el segundo par de banderillas. Quiere esto decir que ni con el capote, ni esperando a los caballos, ni picándose ni poniendo en suerte para parear, se estuvo quieto un solo instante.

Ya saben que no me gusta exigir demasiado a los que empiezan. Borja Álvarez lleva tres años con caballos y ayer demostró que tiene valor, pero dio cientos de pases carentes de la más mínima calidad, que el público no le tuvo en cuenta. Alejandro Conquero no pareció preparado para presentarse con caballos en Sevilla y menos con novillos de este tipo. A su primero no lo vimos de lo que abrevió. Miguel Ángel Silva se llevó el lote más potable, con un quinto de triunfo grande al que toreó bien pero no pareció tener la capacidad para dar el paso adelante que el novillo merecía, ligar los pases y cortar dos orejas en lugar de una. Dicho sea esto sin quitarle méritos a su actuación.

@isanchezmejias

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.