Categorías
Abono Sevilla 2016

Cuvillo, sesión continua

.

Las razones del por qué la empresa Pagés ha tenido que comprar dos corridas de Núñez del Cuvillo para la Feria nos las podemos imaginar. Las figuras han exigido estos toros y no cabían todos en una corrida. Las razones del por qué se han programado en dos días consecutivos ya escapan de cualquier razonamiento lógico. Suponemos que las habrá, pero serán difícilmente entendibles.

La corrida ha sido entretenida, y lo ha sido por el comportamiento variados de los toros. Los cuvillos tienen su personalidad propia, no se le puede dar la misma lidia a todos, hay que entenderlos y darles el tratamiento adecuado, no son la tonta del bote, no se torean solos. Si de algo pecó la corrida fue de falta de fuerzas. Varios de los toros hubieran tenido mejores faenas si llegan a tener más fortaleza. El primero de Castella era muy noble pero tenía muy pocas fuerzas. Levantaba la cabeza en mitad de cada pase y no humillaba. Su segundo todavía tenía menos y perdía las manos. El torero se alargó demasiando e inútilmente. Castella ha pasado por la feria sin decir mucho.

Hemos visto a Manzanares con más ganas en esta, su última comparecencia. Su primero estuvo a punto de ser devuelto porque se derrumbaba, incluso en el tercio de banderillas, pero era dulce por noble. Cuando las fuerzas se lo permitían, embestía a galope templado con mucha clase. El torero lo mantuvo en pie y le compuso una faena de las tuyas, sin cruzarse y despegado, pero muy estética, con cambios de mano y pases de pecho sublimes. Mató con el cañón y cortó una oreja. Su segundo tenía más que torear. Manzanares se esforzó y le compuso una faena menos estética pero de más mérito. Tiró al toro sin puntilla de un estoconazo entrando muy de lejos. Otra oreja.

José Garrido ha pechado con el peor lote. Su primero fue un toro complicado que vendía cara cada una de sus embestidas, y Garrido se las sacó, una a una, con valor y torería. Lo pasó de faena, cosa habitual en estos tiempos, y con un aviso intentó matar como pudo y resultó cogido de fea manera. Después del segundo aviso cayó por fin el toro y se pudo meter en la enfermería. Afortunadamente, pudo salir para matar al sexto. Y fue para nada porque era un manso probón, incierto y frenándose. Imposible.

Hoy otra vez Cuvillo, en sesión continua, o sea, que continuamos con Cuvillo.

@isanchezmejias

Compartir

7 respuestas a «Cuvillo, sesión continua»

Buenas,
De la corrida me han sorprendido dos cosas; una que el ganadero ha mandado una corrida fuera de tipo.. Toros enormes de caja y de peso, algo raro en la casa. Y la otra , Garrido, ha estado enorme tida la tarde, apunta a figura..

Buenas tardes , cuando ya es la hora de acercarse a la Maestranza, Sr. Ignacio. Deseemos no una corrida para disfrutar. De paso quisiera decir; cómo Sevilla no sabe «valorar» a los toreros que componen la terna cuando anda uno de sus «predilectos» haciendo mofa del toreo serio; ese que tanto se ha presumido a la orilla del río Betis? Un saludo

Responder a Julio Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.